DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES


Está en la naturaleza del hombre imponerse sobre el mundo animal, pero esto en sí mismo no guarda relación alguna con tener derechos.

En cierto momento de la historia de la humanidad, alguien concibió la noción de «derechos», y es sólo el hombre quien hace uso de este concepto. ¿Por qué entonces nos referimos a derechos de los animales? La respuesta es bien sencilla: los derechos de los animales tienen como objeto poner límites al comportamiento humano. Si fallamos al imponer límites legales claros al comportamiento humano en relación con los animales, sería imposible iniciar procesos contra quienes exceden estos límites.

Los animales son vulnerables, sin defensa y completamente sometidos al poder del ser humano. Quienes pasan por alto el bienestar de los animales, son responsables de atentar contra los derechos de los animales. Las maneras en las que nos relacionamos con ellos y los derechos que les otorgamos, tienen que ver con la ética, y ésta, debe tener su origen en la compasión, el respeto y el aprecio desinteresado hacia quienes, aunque distintos en apariencia, son semejantes ante los ojos del Amor.

 

 

 

 

 



   

 

EL PERRO - Spinone italiano

 

Originario de Bresse, en Francia, el spinone italiano es una raza antigua que se estableció en Piamonte, en el norte de Italia. Es un perro de caza versátil, un trabajador incansable en el campo, apto para mostrar la caza y cobrarla, conocido por su habilidad olfativa y su boca suave. Trabaja bien sobre todo en terrenos pantanosos o en montes agrestes, y es famoso por su resistencia a la lluvia. De constitución robusta y huesos grandes, este perro es intrépido, incansable y rústico, capaz de adaptarse a cualquier terreno, incluso al agua. Posee un temperamento fiel, inteligente, paciente y afectuoso, que expresa de modo amable y fervoroso.

 

 

El spinone italiano es un perro cazador rastreador, de marca y cobrador tanto en tierra como agua.

 

Es un perro sólido y vigoroso, con osamenta fuerte y músculos bien desarrollados. Su construcción tiende al cuadrado. Los ojos son grandes, bien abiertos y muy expresivos. En los ejemplares de color blanco y naranja, los ojos son amarillos, y ocres en la variedad de color ruano marrón.

 

 

Las extremidades son sólidas y bien aplomadas. La cola, que el animal la lleva horizontal o baja, se amputa a unos 12 o 25 cm. a partir del nacimiento.

 

El pelo es duro, tupido, ligeramente encrespado y bastante pegado al cuerpo. Sobre el tronco, su longitud es de 4 a 6 cm; es más corto sobre la caña nasal, la cabeza, las orejas, las caras anteriores de las extremidades, y los pies. Sobre las caras posteriores de las extremidades, el pelo se asemeja a un cepillo, pero nunca forma flecos. Las cejas y los labios están cubiertos de pelos largos y rígidos, los cuales forman las cejas, el bigote y una barba tupida. El pelo es rígido, duro, apretado y más bien estirado; no hay presencia de una capa interna de pelo. Los colores admitidos son: blanco puro, blanco con manchas naranja, blanco moteado de naranja, blanco con manchas marrón, roano, o roano-marrón. El tono de marrón preferido es el del color «hábito de monje». No se admiten el pelaje tricolor, manchas fuego, ni el color negro, en ninguna de sus combinaciones.

 

La talla en los machos es de 60 a 70 cm., y en las hembras de 58 a 65 cm.

 

Su origen es antiquísimo. Deriva de los perros de muestra de pelo áspero que llevaron a Italia los mercaderes griegos y etruscos en la época romana. Estos perros fueron cruzados con el moloso blanco que ya existía en Italia. Jenofonte, Séneca, Aristóteles y otros hablan de perros de muestra de pelo duro conocidos ya en el año 2.000 a. d. Cristo, de origen itálico y que supuestamente eran el ancestro del spinone actual. Así pues, esta raza sería estrictamente de origen italiano. En 1683, en su libro El perfecto cazador, Sélicourt habla de un «grifón» proveniente de Italia y del Piamonte. En la Edad Media y en el siglo XV, este perro apareció a menudo en obras de pintores célebres; la pintura más conocida es un fresco de Andrea Mantegna en el palacio de Mantua.

 

El spinone es de carácter sociable, dócil y paciente. Es un perro de muestra capaz de trabajar en cualquier tipo de terreno y en cualquier estación del año. Es un excelente cobrador y un experto nadador. Es muy resistente a la fatiga y entra con desenvoltura en los zarzales y en las aguas profundas y frías. Tiene una gran aptitud para mantener un trote alargado y rápido. Es un excelente cobrador por naturaleza.

 

Inteligente y valiente, es uno de los mejores perros de compañía, bueno con los niños y cariñoso como pocos. Sus ojos tienen una expresividad casi humana. También puede ser testarudo. Demanda mucha atención de su amo. Se le debe permitir hacer mucho ejercicio.

 

Es un perro extraordinariamente rústico y robusto.

 

Puede vivir dentro de casa o en el jardín; como todos los perros sporting, el spinone necesita mucho movimiento y ejercicio diario, ya sea con largas caminatas o con salidas al campo en las que pueda dar rienda suelta a su deseo de correr.

 

OBSERVACIONES Y CONSEJOS

 

En algunos países no goza de la difusión que merecería, porque se prefieren razas más veloces y con mayor capacidad olfativa.