En los Mares y Océanos
Tiburón ballena


REINO
Animalia
orden
Orectolobiformes
FILO
Chordata
familia
Rhincodontidae
subfilo
Vertebrata
género
Rhincodon
clase
Chondrichthyes
especie
R. typus
subclase
Elasmobranchii
NOMBRE BINOMIAL
Rhincodon typus
superORDEN
Selachimorpha
   
       
 

El más grande de todos los tiburones y el pez más grande que existe es el tiburón ballena. Su gran tamaño, sus patrones distintivos y su enorme boca frontal, lo hacen inmediatamente reconocible, y puede ser visto comúnmente vagando cerca de la superficie, en aguas tropicales y subtropicales de alrededor del mundo.

Es natural de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico.

Aparecen regularmente en los mismos lugares en momentos específicos del año, probablemente para capitalizar el florecimiento del plancton y eventos tales como el desove del coral. Estos tiburones se han convertido en el punto central de la industria del ecoturismo en algunas partes del globo, en especial en la costa oeste de Australia.

Los tiburones ballena están protegidos por la ley en algunos países, pero son cazados con regularidad como fuente de alimento en otros, tales como Taiwán y Filipinas. Unos 100 tiburones de esta especie son matados cada año sólo en Taiwán, lo que eleva preocupaciones en torno al futuro de este pez que crece lentamente y alcanza la madurez tardíamente en su vida.

Localización: Este peculiar tiburón habita en aguas cálidas tropicales y subtropicales (cerca de los trópicos), y se cree que puebla la tierra desde hace 60 millones de años. Cabe destacar que en las costas de Canarias, más concretamente en la isla de El Hierro, es posible avistarlos durante los meses de verano de forma poco habitual.

El primer tiburón ballena identificado medía 4,6 metros de longitud y fue arponeado y capturado en las costas de Table Bay, Sudáfrica, en 1828. Se le asignó el nombre de “tiburón ballena” debido a la fisiología del pez, ya que se trata de un tiburón, pero posee un tamaño comparable al de una ballena. En la religión vietnamita se le venera como a una deidad, donde se le llama «Ca Ong», que significa literalmente «Señor Pez». También recibe el nombre de pez dominó, dámero, o pez dama.

En determinadas temporadas migran grandes distancias hacia zonas costeras. Aunque es frecuente encontrarlos mar adentro, también es posible avistarlos cerca de la costa, entrando en lagunas o atolones de coral, y cerca de las desembocaduras o estuarios de los ríos.

El tiburón ballena suele actuar de forma solitaria, aunque de vez en cuando forman grupos para alimentarse en zonas con grandes concentraciones de comida. Los machos pueden encontrarse en lugares más dispares, mientras que las hembras prefieren permanecer en lugares más concretos.

El vientre de los tiburones ballena es totalmente blanco, mientras que su dorso es de un color grisáceo, más oscuro que la mayoría de tiburones, con multitud de lunares y líneas horizontales y verticales de color blanco o amarillento, de tal forma que se asemeja a un tablero de ajedrez (de ahí su apodo de tiburón dama) . Estas manchas representan un patrón único en cada espécimen, por lo que se utilizan para identificarlos y para censar su población.

Su piel puede llegar a tener 10 centímetros de grosor.

Su cuerpo es hidrodinámico, alargado y robusto, y presenta varios resaltes longitudinales en la cabeza y el dorso. Su cabeza es ancha y aplanada, y en sus laterales se sitúan dos pequeños ojos, detrás de los cuales están los espiráculos por donde respira. Su enorme boca puede llegar a medir 1,5 metros de ancho y en sus mandíbulas se hallan multitud de filas de pequeños dientes.

Posee un par de aletas dorsales y aletas pectorales, siendo estas últimas muy poderosas. La cola puede medir más de 2,5 metros de lado a lado. En los tiburones ballena jóvenes la aleta superior de la cola es más grande que la aleta inferior, en cambio la cola de un adulto tiene forma de media luna, y es la que les proporciona la propulsión. Sin embargo, el tiburón ballena no es un nadador eficiente, pues utiliza todo el cuerpo para nadar, lo cual no suele ser frecuente en los peces, y por ello se desplaza a una velocidad media de 5 km/h, una velocidad relativamente lenta para un pez de tan enorme tamaño.

El espécimen más grande del que se tienen grabaciones fue capturado en 1947, muy próximo a la isla de Baba, cerca de Karachi, Pakistán. Medía 12,65 metros de largo, y pesaba más de 21,5 toneladas. Sin embargo, existen muchas historias de tiburones ballena más grandes, se mencionan longitudes de por encima de los 18 metros.

El tiburón ballena se alimenta mediante filtración del agua, junto con el tiburón peregrino, y el tiburón boquiancho. Se alimenta principalmente de plancton, fitoplancton, necton, macro algas, y krill, pero a veces también lo hace de crustáceos, como larvas de cangrejo, calamares, y bancos de peces pequeños.

Los numerosos dientes de que dispone no juegan ningún papel determinante en la alimentación, de hecho, son de reducido tamaño. El tiburón ballena succiona gran cantidad de agua, y al cerrar la boca la filtra a través de sus peines branquiales. En el pequeño intervalo de tiempo entre que cierra la boca y abre sus peines branquiales, el plancton se queda atrapado en los dentículos dermales. Este mecanismo de filtración previene el paso de todo fluido entre las branquias, y todo lo que mida más de 2 o 3 milímetros de diámetro queda atrapado, e inmediatamente engullido. Se ha observado que estos tiburones emiten una especie de tos, que se trata de un mecanismo de limpieza para expulsar la acumulación de partículas de alimentos en las branquias.

El tiburón ballena no necesita avanzar mientras se alimenta, y muchas veces se le observa en posición vertical y moviéndose arriba y abajo mientras bombea y filtra el agua activamente, al contrario que el tiburón peregrino, que tiene una forma más pasiva de alimentarse y no bombea el agua, sino que mediante el nado conduce el agua hacia sus branquias.

Los hábitos reproductivos de los tiburones ballena no están muy claros. En 1996 se descubrió una hembra en las costas de Taiwán que tenía unos 300 huevos (el mayor registrado de todas las especies de tiburón), lo que demostraría que son ovovivíparos. Las crías salen del huevo en el interior de su madre, que les da a luz vivos. Los tiburones recién nacidos suelen medir entre 40 y 60 centímetros de longitud. Se cree que alcanzan la madurez sexual en torno a los 30 años, y que viven de media unos 100.

El macho posee un par de órganos copulatrices que se extienden a partir de cada aleta ventral llamados pterigópodos, mismos que sirven para fertilizar internamente a las hembras, en las cuales no hay fijación placentaria del embrión hacia la madre, desarrollándose el embrión en el huevo, dentro del cuerpo de la madre y saliendo por la cloaca de la hembra una vez que avivan.

La población de esta especie es desconocida, pero está considerada como una especie en estado vulnerable, y por tanto, prohibida y penada toda pesca, venta, importación y exportación de tiburones ballena para propósitos comerciales. Además, esta especie, a pesar de su enorme tamaño, no supone ningún peligro para el ser humano. En realidad, son bastante cariñosos, y suelen ser juguetones con los buceadores. Incluso existen informes, aunque sin confirmar, de tiburones ballena que salen a la superficie boca arriba para que el buceador le rasque la barriga y le elimine los parásitos. Los buceadores pueden nadar al lado de este gigantesco pez sin correr ningún peligro, excepto algún que otro golpe inintencionado contra la larga cola del animal.

MOSTRAR ANIMALES DE LOS MARES Y OCÉANOS    (Mostar | Ocultar)





Páginas recomendadas

ENERGÍA INTERIOR

Chakras: Información y Tratamientos

AROMAS QUE CURAN

Aromaterapia y Aceites Esenciales

LIBERA TU SER

Autoayuda y Crecimiento Personal

Tu aportación económica es valiosa para nosotros. Con tan sólo 2€, estarás ayudando a sufragar los gastos de mantenimiento y alojamiento de este sitio.
Sitio de pago seguro a través de PayPal - (en tu extracto aparecerá como «Donación www.liberatuser.es»)