DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES


Está en la naturaleza del hombre imponerse sobre el mundo animal, pero esto en sí mismo no guarda relación alguna con tener derechos.

En cierto momento de la historia de la humanidad, alguien concibió la noción de «derechos», y es sólo el hombre quien hace uso de este concepto. ¿Por qué entonces nos referimos a derechos de los animales? La respuesta es bien sencilla: los derechos de los animales tienen como objeto poner límites al comportamiento humano. Si fallamos al imponer límites legales claros al comportamiento humano en relación con los animales, sería imposible iniciar procesos contra quienes exceden estos límites.

Los animales son vulnerables, sin defensa y completamente sometidos al poder del ser humano. Quienes pasan por alto el bienestar de los animales, son responsables de atentar contra los derechos de los animales. Las maneras en las que nos relacionamos con ellos y los derechos que les otorgamos, tienen que ver con la ética, y ésta, debe tener su origen en la compasión, el respeto y el aprecio desinteresado hacia quienes, aunque distintos en apariencia, son semejantes ante los ojos del Amor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Donativo a través de www.liberatuser.es

 

 

 

 

 

 




   

 

EN EL DESIERTO - Escorpión peludo gigante

 

Reino:
Filo:

Clase:
Orden:
Familia:
Género:

Especie:

Nombre binomial:

Animalia
Arthropoda
Arachnida
Scorpiones
Caraboctonidae
Hadrurus
H. arizonensis
Hadrurus arizonensis

 

 

El escorpión peludo gigante del desierto es la especie más grande de América del norte, y una de las 8-9 especies del género Hadrurus  que habitan en los Estados Unidos.

 

Alcanza una longitud de 14 cm. Su gran tamaño le permite alimentarse fácilmente de otras especies de escorpiones así como de una gran variedad de otras presas, entre las que se encuentran los lagartos, serpientes, arañas e insectos grandes.

 

Esta especie es generalmente de color amarillo con una franja oscura en el dorso.  Las pinzas son similares a las de la langosta. Deben su nombre («peludo») a los pelos marrones que cubren su cuerpo. Estos pelos ayudan a detectar vibraciones en el suelo.

 

 

Se distribuye a través de los desiertos de Sonora y Mojave. En México, la distribución de la especie bordea el Mar de Cortés en Sonora, y Baja California norte. En los Estados Unidos, se encuentra en el oeste de las dos terceras partes de Arizona, el desierto de Colorado y las regiones del desierto de Mojave en el sur de California, el sur de Nevada, y el extremo suroeste de Utah. La especie está especialmente adaptada a las condiciones calurosas y secas de su hábitat.

 

Normalmente se encuentran en los valles de baja elevación, donde cavan elaboradas madrigueras de hasta 2,5 m. Salen por la noche para alimentarse.

 

Pese a ser un escorpión de madriguera, comúnmente se encuentra debajo de las piedras que contienen humedad. Se trata de un escorpión agresivo y activo, que, como todos los escorpiones, es de hábitos nocturnos.

 

Da a luz a crías vivas, que permanecen en la parte posterior de la madre durante aproximadamente una semana, tras lo cual se independizan.

 

Aunque se trata de una especie de gran tamaño, su veneno no es muy potente, y su mordedura es similar, en lo referente al dolor, a la picadura de una abeja (el veneno tiene un valor DL50 de 168 mg/kg). Sin embargo, una reacción alérgica a su veneno puede resultar fatal. Los síntomas pueden incluir dificultad para respirar, hinchazón excesiva y dolor prolongado.

 

Comparte hábitat Smeringurus mesaensis, Hoffmannius confusus y Hoffmannius spinigerus.

 

Los escorpiones o alacranes son un orden de arácnidos con los pedipalpos en forma de pinza y un aguijón venenoso en el extremo del cuerpo.

 

Se conocen más de 1.500 especies y pueden encontrarse en casi todas partes del mundo, excepto en los polos y Groenlandia.

 

Como el resto de los arácnidos, el cuerpo está dividido en dos regiones: prosoma y opistosoma.

 

El prosoma constituye la región anterior del cuerpo. Incluye la boca, los ojos, el cerebro, los quelíceros (apéndices pares en forma de pinza que se encuentran a los lados de la boca, cuya función básica es la alimentación y el aseo), pedipalpos (conocidos como pinzas, son apéndices pares situados en la parte anterior del prosoma, cuya función básica es la captura de presas, el apareamiento y la defensa), y patas (cuatro pares de apéndices compuestos por 8 segmentos que se encuentran en el prosoma, cuya función básica es la excavación). En él se producen las funciones de locomoción, captura de presas, alimentación, apareamiento y percepción sensorial. A veces se le denomina cefalotórax.

 

El opistosoma, a veces denominado también abdomen, es la parte posterior del cuerpo, compuesta por 12 segmentos. Está dividido en dos regiones, el mesosoma (alberga los órganos reproductores -con sus correspondientes aperturas genitales-, y el sistema digestivo), y el metasoma (o cola, están ubicadas las glándulas del veneno). En el opistosoma se realizan las funciones digestivas, respiratorias y de reproducción.

 

Los escorpiones son animales depredadores, cuya dieta consiste básicamente en otros invertebrados, particularmente insectos. Para capturar a sus presas, esperan en las proximidades de sus refugios a que éstas se aproximen, detectando pequeños movimientos del aire y vibraciones del entorno mediante sus órganos sensoriales denominados tricobotrios.

 

Cuando la presa está suficientemente cerca, la toman con las pinzas, y luego la matan o paralizan con una picadura. Sujetando a la presa ya inmóvil, utilizan los quelíceros para triturarla y desgarrar sus tejidos, a la vez que vierten por la boca un fluido digestivo, permitiendo así que las enzimas empiecen a licuar y macerar el alimento, ya que la digestión es realizada parcialmente fuera del cuerpo. Una vez predigerido, el escorpión ingiere este caldo semilíquido.

 

Los escorpiones suelen estar activos en un porcentaje bajo (entre 10 al 15 % del total de la población sale por la noche en busca de sustento), cuando salen esperan al acecho la cercanía de sus presas, llegando a devorar varios insectos por noche, pero cuando han conseguido el alimento y líquido (este último lo obtienen de sus presas y de la humedad del aire) suficiente, permanecen largos periodos escondidos, los cuales pueden durar hasta varios meses durante los cuales su metabolismo se reduce al mínimo.

 

Existen escorpiones de dos tipos: unos son seres insociables y viven de manera independiente, en pocas oportunidades entran en contacto con otros alacranes. Así, es sólo durante el apareamiento, en el período de desarrollo embrionario y mudas o cuando un ejemplar devora a otro, que puede observarse la presencia simultánea de dos escorpiones. Por otra parte podemos encontrarnos con variedades que toleran vivir con otros miembros de su misma especie, e incluso soportar algún grado de apiñamiento.

 

Se encuentran en lugares cálidos y secos. Es común verlos en los meses cálidos debajo de piedras, muros, techos de paja, troncos, madera, y en lugares obscuros y descuidados, de temperatura y humedad estable.

 

Son animales nocturnos, permanecen durante el día en sus refugios, bajo objetos o en lugares que les ofrezcan protección. Sólo las hormigas son capaces de hacerlos abandonar su refugio durante el día.

 

Son seres de gran resistencia a condiciones físicas adversas. Por el contrario no soportan el efecto del fuego y mueren fácilmente si hay fuego cercano.

 

En la época de apareamiento, el escorpión macho va en busca de una hembra, y cuando la encuentra, inicia el cortejo. En algunas especies, macho y hembra se ponen frente a frente, elevan los abdómenes al aire y se mueven en círculos. Entonces, el macho toma a la hembra por los pedipalpos y empiezan a caminar hacia adelante y atrás. Estos movimientos pueden durar unos 10 minutos.

 

Al final, el macho deposita en el suelo un receptáculo en forma de ampolla con el esperma, llamado espermatóforo, y maniobra con la hembra para que el área genital de ésta se encuentre sobre el espermatóforo. Al producirse una fuerte presión sobre éste se provoca la liberación de la masa espermática, que es inyectado por el espermatóforo dentro del atrio genital de la hembra. La fecundación, sin embargo, no ocurre en ese mismo instante, sino que puede tener lugar días o incluso meses después.

 

Los huevos fecundados se desarrollan dentro de los conductos genitales de la hembra, que hacen de ovario y de útero al mismo tiempo. De este modo, los jóvenes nacen ya completamente desarrollados. A partir de este momento, un escorpión necesita varios meses, e incluso más de un año, en desarrollarse completamente.

 

Una hembra puede alumbrar de 1 a 95 pequeños escorpiones en un solo parto, dependiendo de la especie.

 

Al nacer, los juveniles sólo miden unos pocos milímetros, e inmediatamente se suben encima de su madre. Permanecerán allá hasta la primera muda, que tiene lugar entre la primera y la cuarta semana de vida. Será entonces cuando abandonen gradualmente la protección materna. En algunas regiones se cree que las crías están devorando a la madre por el hecho de pulular sobre su dorso, lo cual es totalmente falso.

 

Alcanzarán la madurez sexual en unos 6 meses a 6 años, mudando de 4 a 7 veces más. Algunas especies pueden vivir hasta 25 años.

 

La mayor causa de mortalidad entre los escorpiones se debe a la depredación por parte de otros animales, como aves, serpientes y anfibios. El veneno que utilizan para capturar a sus presas, es también usado como defensa frente a estos enemigos, aunque no siempre da resultado.

 

 

Cuando los escorpiones nacen no están aptos para la vida independiente, pues todavía son embriones. Sus organismos están llenos de una sustancia denominada vitelo, de la cual se alimentarán hasta completar su desarrollo y abandonar a la madre. Además, sus movimientos son lentos, pues sus patas tienen unos cojinetes adhesivos, que los aseguran al torso de la hembra y no poseen órganos masticadores o quelíceros desarrollados.

 

Un escorpión usa su veneno para matar a la presa (generalmente insectos) que va a comer y necesita tiempo para reponer su veneno. En caso de que haya inyectado todo de golpe, si durante este tiempo pica a una persona, no tendrá veneno que inyectarle.

 

Normalmente los expertos que extraen veneno a los escorpiones lo hacen una vez cada tres semanas, para obtener una cantidad suficiente de cada escorpión y que el animal no se estrese demasiado.

 

El veneno de los escorpiones es un cóctel compuesto por diversas toxinas, se han identificado 80 toxinas diferentes en varios estudios sobre venenos de escorpiones diferentes, pero no todas ellas son venenosas para el hombre. Apenas unas 10 actúan sobre nuestro organismo y pueden ocasionar la muerte de un niño en pocas horas.

 

Dentro del orden de los escorpiones, se hallan especies muy peligrosas para el ser humano, pero en general la mayoría de las especies encontradas en el mundo no revisten más peligrosidad que un fuerte dolor o alergia local. Claro está que se debe tener sumo cuidado ante el encuentro con estos animales ya que si uno no es un experto, no puede saber si la especie que tiene enfrente reviste peligro o no para la vida.

 

En México existen 7 especies de alacranes que poseen veneno mortal para el hombre.

 

En Europa, la única especie con picadura dolorosa es Buthus occitanus, pero no representa riesgo para la vida.

 

Existe la creencia de que los escorpiones rodeados por un anillo de fuego se matan clavándose su propio aguijón, en realidad lo que sucede es que a altas temperaturas, las proteínas de su cuerpo coagulan dentro de su exoesqueleto y provocan que el cuerpo del escorpión se arquee, con lo que parece que éste se ataca a sí mismo.